Saltar al contenido

Se cumple un mes de la reunión pública del 26 de febrero con los redactores sin nueva fecha a la vista. El Ateneu Marítim se llenará de vecinos presentando sus alegaciones el 2 de abril

LA PRIMERA ASAMBLEA ABIERTA SOBRE EL PLAN DEL CABANYAL TRAS SU APROBACIÓN PROVISIONAL VISIBILIZA LA DIVERSIDAD EN LA OPOSICIÓN VECINAL [Segunda parte]

Crónica de Helena P. G.

(Si quieres leer la primera parte publicada el 27 de febrero, pincha aquí)

Quizá esta transformación del "hito urbano" en hotel con diminutivo en el discurso del antiguo director general de Urbanismo con el gobierno socialista inmediatamente anterior al boom inmobiliario... quizá, decimos, respondía a la necesidad de Gerardo Roger de bajar el nivel, ya que durante su exposición no había cesado de puntualizar que reconocía que el texto era complejo y difícil de entender para los vecinos (con los que había hablado)... ¡incluso a veces era complejo para él!, admitió. Inciso: un redactado del PEC que, por cierto -algo que a esta cronista le chirría, porque la forma también hace el fondo y por deformación profesional- contiene no pocas comas entre sujeto y predicado, oraciones con punto cuando no han acabado o que se dejan sin acabar y falta de concordancia de género en no pocas ocasiones, entre otros descuidos gramaticales. Punto y aparte.

Los ánimos vecinales a partir de la tercera y cuarta butacas empezaron aquí a encenderse, y así se lanzaron algunos gritos poco ahogados ("¡sí, pero a nuestra costa!"), refiriéndose al "hotelito", momento en que el propio Roger pareció tocado por el incendio. El ex director de Urbanismo pasó a tomar el protagonismo de los que hablaban desde el escenario cegados por las luces del Musical a las caras de los vecinos en las butacas y así, a un escenario resplandeciente, bramó que todo era para ustedes, coño: "Es para generar plusvalías con las que obtener recursos y pagar dotaciones...¡Aquí no especula ni Dios!".

En concreto, doce millones, dijo, porque "aquí nos mojamos". Y, tras mojarse, llegaron las preguntas desde las butacas de luz.

"TODAS LAS EDIFICABILIDADES QUE HEMOS PLANTEADO SON DE BENEFICIO PÚBLICO"

Ana, que no se presentó, apuntó politológicamente con tres preguntas certeras: "respecto al censo actual, según mi estimación sobre lo que he visto en el PEC, vais a añadir 9000 personas más al barrio. ¿Esto es cierto, me pueden confirmar cifras o no? Respecto al debate de las alturas, pues sí que importan, porque los vecinos nos hemos tirado años luchando contra su aumento. Por otro lado, por lo que respecta a la financiación, el dinero público está para usarlo. Y por último, respecto a las alegaciones, ¿vais a aceptar los cambios o a aprobar el plan esta legislatura antes de las elecciones?"

A lo que el concejal Sarrià, próximo candidato socialista para Madrid, volvió a insistir con la retórica de "no se puede garantizar vivienda social sin construir" ("¡Argumentos, por favor!", le lanzaba una voz desde otro punto de las butacas de luz cegadora). "Todas las edificabilidades que hemos planteado" -apostilló con solemnidad- "son de beneficio público". Por otro lado, "si las alturas van a ser objeto de debate, pues se bajan a tres. Eso no altera la tramitación del Plan". Pero: "se harán menos viviendas públicas".

"¡Chantaje!" fue el grito fantasmal que recorrió las butacas.

"PERO DEME UN ARGUMENTO, POR FAVOR"

El ex director general de Urbanismo del pre-boom y firma principal del PEC, Gerardo Roger, volvió a tomar la palabra para puntualizar: "Los únicos [equipamentos dotacionales] a los que ponemos apellido son los aparcamientos". "Nos encontramos que hay suelos que desde 1988 están calificados como educativos y que a día de hoy no tienen aún proyecto". Uno de ellos, me dicen, el solar sobre el que se ha plantado Cabanyal Horta, más adelante en esta crónica.

Una nueva pregunta surgió del blanco, desde las primeras filas. Se presentaba como Paloma Sánchez, de PAVIMAR, la Asociación de vecinos del Cabanyal que no lleva ese nombre, aunque también sean vecinos y del Cabanyal.

Paloma se interesó por otras dos cosas muy concretas: el porqué de la diferenciación en tres porcentajes admisibles de viviendas turísticas según la zona del Cabanyal y si iban a derribarse las casas de Eugenia Viñes frente al hotel de las Arenas, junto a la proyectada zona hotelera de 15 alturas más centro comercial (el "hito urbano" según Luis Casado; el "hotelito", para Gerardo Roger).

"Pero deme un argumento, por favor", precisó Paloma.

Ese argumento no llegó. Sarrià, tras algunos rodeos previos: "No es lo mismo una zona muy terciarizada como Eugenia Viñes que el resto". Y repitió la idea "Estamos hablando de hasta un 40% sobre el porcentaje de suelo privado".

Fue entonces cuando la primera voz masculina surgía del blanco, y lo hizo para salir de él. Pidió, a diferencia de sus predecesoras en la palabra, subir al escenario. Quería señalar las zonas de las que iba a hablar en el plano proyectado sobre el fondo del escenario del Musical. Se trataba del grupo de viviendas, también con asociación propia, Villas de las Arenas, protagonistas del artículo de Carlos Aimeur que por la mañana publicaba Valencia Plaza. Quien iba a hablar había sido, precisamente, su fuente principal. Con la insistencia vehemente que caracteriza a la preocupación, denunció el alto coste que iba a suponer para los propietarios de casas y pisos de la zona la inclusión en un planeamiento que la reorganiza para convertirla en principalmente hotelera y comercial. Se trataba del "hito urbano", otrora "el hotelito" y adyacentes.

Sarrià apuntaló: "Fue decisión de este concejal incluir este PAI en un nuevo planeamiento". Volvió a asegurar que las edificaciones existentes se sacan de él y de aquí apuntó a algo desconcertante para el blanco auditorio cegador: "Hubo una sentencia del Tribunal Supremo que dijo que tenía que anular todo esto que estás diciendo... Todo lo que planteas es absolutamente delirante". Para rematar que -no se sabe si consiguió su intención de tranquilizar-, en el caso de que hubiera costes para los propietarios del tramo final de Eugenia Viñes entre Mediterrani y Marcos Sopena, se quedarían muy lejos del PAI "más caro de España, que es el del Grau, de 385€ por metro cuadrado".

-Esa sentencia se refiere al Plan Especial de Protección y Reforma Interior del Cabanyal"... [es decir, al plan del Ayuntamiento de Rita Barberà (PP)] ¡Se está heredando el instrumento urbanístico del Plan Anterior!

-Jaime -retomó Gerardo Roger, y así, con el nombre de pila supimos quién había salido del blanco para volver a él poco después- tú no eres jurista ni yo tampoco...

-Sí lo soy, sí lo soy… [risas blancas del auditorio blanco]

-Bueno, pues nos enteramos de la sentencia del Tribunal Supremo por tu escrito y lo estamos estudiando. En función de eso actuaremos.

Y llegó la primera persona, pero del singular: "Cogí- dijo Sarriá- un PAI que estaba en marcha y lo metí en planeamiento..."

-El PAI ya estaba paralizado... -dijo Jaime.

La cronista reconoce que aquí desconectó porque la discusión se volvía larga y estéril. Sin embargo, después investigó y halló que la sentencia era muy probablemente, a falta de confirmación por el propio Grupo Villas de las Arenas, la de 8 de febrero de 2013, contra el recurso 1699/2009 interpuesto por diez propietarios particulares (uno de ellos en representación de la Asociación "Villas de las Arenas") contra sentencia anterior del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana. Y, efectivamente, en 2013 aún faltaban 6 años para que se aprobara el PEC que había motivado esta reunión en el Musical.

Volvieron las voces femeninas desde el blanco-butaca: María Jesús, que tampoco se identificó, tomó el micro para decir, agitada, que tenía muchas cosas que decir, pero que no las iba a decir por el escaso tiempo. Pero quería básicamente antes de concluir pedir al concejal Sarrià que dejara de llamarnos imbéciles a los asistentes: "A todos los que estamos aquí les presupongo la misma capacidad intelectual que a ustedes". Y Fina, anónimamente y a título particular, pidió una mejora del acceso público a la información detallada del PEC, ya que está en fase de exposición pública y presentación de alegaciones, así como un guiño al espacio público pero abandonado y recuperado como espacio verde exclusivamente por un grupo de vecinos desde 2015, Cabanyal Horta, encajado entre las paradas de tranvía de las Arenas y de Doctor Lluch y amenazado por el derribo y reconstrucción de los contiguos Bloques Portuarios. "Jo tambo vull que Cabanyal Horta es quede on està".

"NOSOTROS NO QUEREMOS VIVIENDA SOCIAL: QUEREMOS TRABAJO"

Una joven anónima tomó el micro para hablar, precisamente, de la población de los Bloques. En concreto, de la más vulnerable, de la que iba a tener que marcharse a un destino incierto después de haber sido usada por el anterior Ayuntamiento para mantener el espacio degradado. Su dignidad parecía que iba a poner el punto final a las intervenciones y la reunión, aunque algunas, sin éxito, pedíamos el micro sólo para solicitar nueva fecha de una segunda convocatoria. Ya estamos acabando, nos decía con signos el muchacho que daba los turnos de palabra y el micro. Seguían alzándose voces desde las butacas más alejadas del escenario, "¡esto es lo que nos queda, no se nos da tiempo para hablar...!". Caras asqueadas giraban desde las dos primeras filas, las fuerzas vivas vecinales parecían no estarlo: su semblante imploraba que acabara todo esto.

Fue entonces cuando el joven que acompañaba a la joven anónima secuestró el micro cuando ella lo iba a pasar a Roger, Sarrià y Casado todavía en el escenario. "Para qué pasarlo, si no van a contestar. Nadie se preocupa de esa gente que está en los Bloques..."

Pero esa "gente" del joven quedó reducida a sólo otra cosa en la boca de un señor ya bien talludo y tronante: "¡¡¿Pero son okupas?!! ¡¡¡¡Pero, ¿son okupas?!!!!!

La parte de la sala que antes pedía a las voces que callaran, otorgó: silencio.

El abrupto fin dio paso a una mezcla de caras desencajadas, asqueadas y también risueñas de sarcasmo que Roger, Sarrià y Casado se perdieron hasta que bajaron del escenario a perderse entre la multitud de las primeras butacas, la que fundamentalmente ocupaban Salvem y la Asociación de Vecinos del Cabanyal-Canyamelar. La de la calle Chulilla, en los Blocs Platja, junto a la comisaría y la parroquia.

Y así empezó el verdadero intercambio, el de verse las caras y escucharse las palabras, pero en la opacidad privada, fuera de los procesos participativos abiertos. Marta, sonriente, quiso entregarle un par de carlotas de Cabanyal Horta a Vicente Sarrià, pero éste, sin pararse, sólo dijo "se mantendrá... pero en otro lado". Se vio al joven que había sido abruptamente interrumpido por bramidos resonantes hablando con Lola, veterana activista vecinal, tumbando la que quizá es la clave retórica más importante del PEC: "Nosotros no queremos vivienda social: queremos un trabajo digno" (con el que poder pagarnos nuestra vivienda no subvencionada).

L'ENDEMÀ: JO NOMÉS TRANSMET

Al día siguiente, Vicente Gallart, el antiguo líder vecinal de la Plataforma Salvem, propietario y actual gestor de propiedades públicas en la oficina Plan Cabanyal, habló. Y lo hizo para contestar en la página de Facebook de Felip Bens, vecino antiguo y escritor, cronista del barrio: Sabes que siempre respeto lo que escribes y muchas veces comparto, pero esta vez te muestro lo que una activista de la Plataforma d'Afectats per la Hipoteca que asistió a la reunión dijo: "No sé que (sic) juicio de merecen, si es que te dio tiempo a escuchar las intervenciones más descalificadoras que se produjeron por algunos de los presentes, delante de unos vecinos que yo al menos tenía a mi alrededor, que las comentaban atónitos e incrédulos. Por si te sirve de idea, tan sólo te adjunto este pantallazo de un mensaje que me ha mandado una destacada representante de la Plataforma Anti Desahucios que asistió a la Asamblea [...]" Y adjuntó el mensaje. Literalmente: "Los ocupas de ayer parecían sacados de una serie de telesectas. Lo único q los puede disculpar son los pocos años y los muchos dogmas y consignas aprendidos de memorieta.... creo q en la sala no obtuvieron mucho apoyo. No se si otros jovenes q habian sentados los secundaban.. los q estaban de pie del frente obrero ( vaya nombre!!) parecían sacados de la vida de Braian.. pero con poca gracia por lo pesados q se ponen y lo molestos q resultan a los vecinos.." (SIC).

Una crónica no cabe en un mensaje de whatsapp.

Como tampoco el artículo 7.2.a) de la nueva Ley valenciana de Ordenación del Territorio Urbano y Paisaje, en vigor desde la publicación, el mismo día que el PEC, en el Diari Oficial de la Generalitat: "Con el fin de procurar un desarrollo territorial y urbanístico sostenible, la planificación territorial y urbanística priorizará la culminación de los desarrollos existentes y las actuaciones de rehabilitación y renovación urbana frente a las nuevas ocupaciones del territorio".

ACTUALIZACIÓN. Este 26 de marzo se cumple un mes desde la primera y hasta ahora única discusión pública del PEC con el quipo redactor y el concejal de urbanismo desde su aprobación provisional en el pleno del Ayuntamiento del 31 de enero de 2019. El 2 de abril será un grupo de vecinos, los que publicamos en este blog, quienes presentarán a la ciudadanía las alegaciones al Plan que llevan preparando desde entonces. Será en el Ateneu Marítim de la c/Reina, 68.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies